viernes, 4 de septiembre de 2015

Seguimos con cuentos...

Como todavía no han empezado los alumnos a nuestras aulas, vamos a seguir dedicándonos un tiempo a nosotros mismos. Con material para ellos, pero eso da igual.

Os quiero enseñar un libro, que para mi tiene un significado muy especial. Demasiado especial. Apareció entre mis manos cuando más lo necesitaba...

Y en cierto momento yo se lo puse entre las manos a una persona que yo creía que lo necesitaba... Y desde ese momento esa pequeña hoja roja nos acompaña en nuestra vida.

Es verdad que no es un cuento para niños de educación infantil, por que seguramente no lo entiendan, pero aún así, yo lo utilizo en el aula. Contamos la historia, pero a modo de juego vamos buscando esa hoja roja que aparece en cada ilustración.

En el vídeo, no se aprecian muy bien las hojas, en algunas es bastante difícil de ver, pero os invito a que las busquéis y dediquéis un tiempo a descubrirlas.

Acordaros siempre de que los libros infantiles, hay que mirarlos con ojos de niños. Hay que disfrutar de los dibujos, dejar que las imágenes nos hagan sentir y descubrirlo desde la inocencia.

Espero que os guste lo mismo que me gusta a mi.
Ya me contareis :)